Las pruebas genéticas no pueden cambiar las formas poco saludables de las personas

0
31

Por Karen Pallarito
SaludLimpia Reporter

MIÉRCOLES, 16 de marzo de 2016 (SaludLimpia) News) – Las pruebas genéticas que predicen el riesgo de enfermedad de las personas son cada vez más comunes, pero un nuevo análisis sugiere que tener esa información no significa que las personas actúen en consecuencia.

Investigadores británicos revisaron los resultados de 18 estudios que analizaron si la comunicación de los resultados de las pruebas de ADN para enfermedades como el cáncer y las enfermedades cardíacas llevó a las personas a realizar cambios saludables.

No encontraron evidencia de que las personas adoptaran comportamientos más saludables, como dejar de fumar o comer de manera más saludable, después de recibir los resultados de su ADN.

Las personas no estaban motivadas para realizar cambios saludables ni se desanimaban de hacerlo, señalaron los autores de la revisión.

Theresa Marteau, directora de la Unidad de Investigación de Conducta y Salud de la Universidad de Cambridge, dirigió la investigación. Ella dijo que los estudios revisados ​​no abordaron por qué los resultados de las pruebas no promovieron las conductas que reducen los riesgos.

La razón más probable es que "las percepciones de riesgo tienen, en el mejor de los casos, solo una pequeña influencia en el comportamiento", dijo.

El análisis fue publicado el 15 de marzo en el BMJ.

Isaac Lipkus, profesor de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, que estudia la comunicación de riesgos, dijo que la literatura médica muestra "efectos débiles, si alguno, de proporcionar información genética sobre el cambio de comportamiento".

Pero Mary Freivogel, un asesor genético del cáncer en Denver, se preguntó cómo se entregaron los resultados de ADN en el análisis de Cambridge a los pacientes.

Para aquellos que no recibieron asesoramiento genético, es como "dar a alguien una herramienta desarmada con cientos de piezas sin ninguna instrucción", dijo Freivogel, presidente electo de la Sociedad Nacional de Asesores Genéticos.

Hoy en día, los avances en la secuenciación genómica -la capacidad de mapear el código de ADN de un individuo y detectar variaciones genéticas que señalan problemas- hacen posible, al menos en teoría, que las personas identifiquen sus riesgos genéticos de enfermedades.

Se estima que el gasto en pruebas genéticas y moleculares en los Estados Unidos alcanzará entre $ 15 mil millones y $ 25 mil millones en 2021, frente a $ 5 millones en 2010, según un informe de 2012 de UnitedHealth Group.

Durante más de una década, varias compañías en Europa y Canadá han vendido pruebas genéticas para una variedad de trastornos comunes y complejos directamente a los consumidores, dijeron los autores del estudio. En los Estados Unidos, la compañía de pruebas de genética 23andMe, Inc., reanudó las ventas de su servicio de pruebas genéticas en 2015, agregaron.

Sin embargo, Andy Kill, vocero de 23andMe, dijo que la compañía con sede en Mountain View, California no proporciona información sobre las condiciones mencionadas en el estudio.

"En los EE. UU., Informamos sobre el estado del portador, los rasgos y la ascendencia, no el riesgo de enfermedad", dijo.

De más de 10,000 resúmenes de estudios, los autores sacaron 18 estudios para su revisión. Se incluyeron estudios sobre riesgos genéticos para varias afecciones que pueden alterarse con cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, cambios en la dieta o actividad física.

El equipo de Cambridge excluyó los estudios que tratan enfermedades genéticas, como la enfermedad de Huntington, sin intervención conocida para reducir el riesgo.

En general, había poco que sugiriera que brindar información a las personas sobre sus riesgos genéticos les permitiera cambiar sus hábitos, particularmente para comer de forma más saludable o dejar de fumar, dijo Marteau.

Al mismo tiempo, no hubo efectos adversos, como la depresión y la ansiedad, al recibir su información genética, agregaron los investigadores.

Los autores sugirieron precaución al interpretar los resultados, citando varias limitaciones, incluida la mala calidad de muchos de los estudios incluidos.

Las pruebas de ADN, sin embargo, aún pueden ayudar a los médicos a identificar y tratar a las personas en riesgo, anotaron los autores.

"Para el público en general, nuestro mensaje es una advertencia: comprador, tenga cuidado", dijo Marteau.

"Las pruebas genéticas pueden identificar riesgos para los cuales la intervención médica podría reducir el riesgo, pero esto sería algo que un individuo sería sabio discutir con su médico de atención primaria", agregó.

Más información

La Sociedad Nacional de Asesores Genéticos tiene más información sobre "target =" _ new "> su salud genética.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here