La Dieta Mediterránea

0
42

Los campos de girasoles, las millas de costa y los paisajes espectaculares hacen que el Mediterráneo sea un popular destino turístico. Sin embargo, los científicos están comenzando a apreciar esta parte del mundo por una razón completamente diferente: su dieta. Decenas de estudios confirman que un estilo de alimentación mediterránea, rico en frutas, verduras, aceitunas y granos integrales, no solo es saludable para el corazón sino también para el bienestar general. En The Mediterranean Diet, la escritora de salud Eve Adamson y la dietista registrada Marissa Cloutier se unen para detallar muchas de las razones por las que comer como lo hacen en Grecia, Italia, Francia y otros países mediterráneos puede ser bueno para su salud a largo plazo e incluso ayuda a arrojar algunas libras en el proceso.

Comer y vivir como lo hacen en las áreas rurales del Mediterráneo, con un fuerte enfoque en los alimentos vegetales y un estilo de vida rutinariamente activo, es sin duda una estrategia saludable. Probablemente también pueda ayudar con la pérdida de peso. Desafortunadamente, el libro da una idea breve de cómo las personas que hacen dieta pueden convertir una dieta mediterránea en un régimen de pérdida de peso. Tampoco da muchos detalles prácticos sobre la actividad. Para ser honesto, la información aquí está organizada de manera fortuita. Particularmente preocupante es el uso desenfrenado del formato de preguntas y respuestas, que dificulta la localización de la información pertinente para la pérdida de peso. Sin embargo, hay mucho que aprender aquí sobre el enfoque mediterráneo para comer, que incluye fuentes de grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva, las nueces y los pescados grasos, que albergan grasas omega-3 saludables para el corazón.

Volver a la Guía de dietas

Principios básicos:

En lugar de contar calorías, la idea es acercarse a los alimentos de la misma manera que lo hacen las personas en el Mediterráneo. No se trata simplemente de qué alimentos son mejores para comer, sino de cómo comer. El estilo mediterráneo significa disminuir la velocidad y saborear los alimentos. En cuanto a los alimentos, olvida los giroscopios, los quesos con alto contenido de grasa o fettuccini. Más bien, el foco está en la comida rural o campesina. Querrá adoptar un estilo de alimentación rico en frutas, verduras y granos integrales con pequeñas cantidades de mariscos y grasas saludables como el aceite de oliva, nueces y aguacates.

Cómo funciona la dieta:

Solo una pequeña parte del libro habla sobre la pérdida de peso. En ese capítulo, los autores ofrecen una semana de muestra de menús para la pérdida de peso, pero se recomienda a las personas que hacen dieta que consulten con dietistas o profesionales de la salud sobre recomendaciones diarias de ingesta calórica o dietas adaptadas a sus necesidades. El resto de los consejos se divide en cuatro estrategias generales: disfrute de su comida; ver tamaños de porciones; beber mucha agua; y hacer ejercicio, descansar y relajarse.

Lo que puede comer:

No hay grupos de alimentos o tamaños de porción apropiados discutidos en el capítulo sobre la pérdida de peso. Sin embargo, al principio del libro se incluyen pautas generales para una dieta mediterránea. Diseñe comidas alrededor de productos frescos y granos integrales, utilizando solo pequeñas cantidades de productos de origen animal con alto contenido de grasa, como carne y productos lácteos. Además, las personas que hacen dieta podrían consultar las pautas generales sobre cuánto y qué tipos de alimentos conforman una dieta mediterránea. La carne se come solo unas pocas veces al mes. La fruta es el mejor postre. Se prefiere el aceite de oliva, pero úselo con cuidado, ya que todavía es rico en calorías. Para las personas que necesitan cantidades precisas, una pirámide de alimentos enumera los tamaños de las porciones para una variedad de grupos de alimentos. Una porción de vegetales, por ejemplo, es 1/2 taza, y se recomiendan tres porciones de vegetales por día.

¿La dieta toma y mantiene el peso?

¿Quién sabe? Un pequeño estudio de Harvard sugiere una dieta de pérdida de peso estilo mediterráneo, siempre que controle las calorías, podría ser más satisfactorio para las personas que hacen dieta. Cuando los investigadores dividieron a las personas en dos grupos, colocaron un grupo en un plan de dieta de 1,200 calorías que también era bajo en grasa (20% de grasa) y el otro en una dieta de 1,200 calorías con cantidades más liberales de grasa de estilo mediterráneo (35% grasa), el grupo mediterráneo fue capaz de mantener el peso y reportó sentirse más satisfecho con sus dietas. Aunque el libro no lo menciona, un nuevo estudio de dieta de 5 años financiado por los Institutos Nacionales de Salud está actualmente en curso para evaluar el régimen mediterráneo de Harvard con un grupo más grande de personas que hacen dieta. Ese estudio comenzó en 2004.

Es la dieta saludable?

Lo poco que hay de eso. Solo hay una semana de menús de pérdida de peso sin información sobre la cantidad de calorías que contienen los menús.

¿Qué dicen los expertos?

Kathy McManus, RD, directora de nutrición en el Hospital Brigham & Womans, y una de las principales investigadoras del estudio de pérdida de peso de Harvard mencionado anteriormente, encuentra muchas inconsistencias. "De alguna manera, el libro vende poco los beneficios del aceite de oliva y algunos de los alimentos saludables en las dietas mediterráneas tradicionales", dice McManus. Alienta a mantener la ingesta de grasas a un 30 por ciento de calorías o menos en la mayoría de los días. El verdadero enfoque mediterráneo, agrega, permite mayores cantidades de grasa, siempre y cuando sea del tipo correcto: las grasas monoinsaturadas que mantienen el corazón saludable. "No creo que el dietista promedio quiera leer todo esto, pero tampoco es lo suficientemente completo para los profesionales de la salud. Le faltan muchas de las últimas investigaciones sobre dietas mediterráneas ", dice McManus. Joan Kanute, MS, RD, del Hospital Sherman en Elgin, Illinois, dice que tampoco recomendaría el libro a sus pacientes, porque parece demasiado técnico para el lector medio y no da consejos suficientemente específicos sobre qué comer. "Fue difícil superarlo". Si yo no fuera un dietista, probablemente pensaría, 'Bueno, ¿qué diablos estás tratando de decir aquí? ¿Qué debería comer exactamente? ", Pregunta Kanute, agregando que la información de pérdida de peso es bastante mínima. "Te dan una muestra semanal de menús, pero cuando termines, ¿a dónde irás?"

¿Quién debería considerar la dieta?

Si desea repasar los beneficios de salud generales de las dietas mediterráneas, este es un tomo correcto (pero ciertamente no el mejor) sobre el tema. Sáltelo a menos que desee que un dietista sirva como su intérprete. Mientras que otros libros sobre el estilo de vida mediterráneo pueden sugerir un enfoque menos sensato para comer, esta versión no ofrece suficiente información para el dieter do-it-yourself.

Conclusión:

No hay duda de que la dieta mediterránea es saludable, pero este libro se pierde de vista cuando se trata de hacer que la dieta cobre vida para los consumidores. Abruma con detalles científicos en lugar de consejos prácticos. Guía para volver a la dieta

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here