Esta tecnología de edición de genes puede prevenir la pérdida de audición

0
54

Utilizando la tecnología de edición de genes CRISPR, los investigadores estadounidenses han editado una variante genética que conduce a la sordera en ratones, un avance que podría transformar el tratamiento futuro de la pérdida de audición genética en humanos. La pérdida de audición es la forma más común de pérdida sensorial en los seres humanos, y casi la mitad de los casos tienen un componente genético subyacente. Los hallazgos mostraron que un solo tratamiento que incluía una inyección de la herramienta genética CRISPR-Cas9 cóctel impidió la pérdida progresiva de la audición en animales jóvenes que de otro modo habrían quedado sordos. "Esperamos que el trabajo algún día informe el desarrollo de una cura para ciertas formas de sordera genética en las personas", dijo David Liu, investigador del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI), una organización sin fines de lucro con sede en los Estados Unidos. En el estudio, detallado en la revista Nature, el equipo se centró en una mutación en un gen llamado Tmc1, un error ortográfico único en el código genético que causa la pérdida de las células ciliadas del oído interno con el tiempo.

Solo una copia de un gen mutado Tmc1 provoca una pérdida progresiva de la audición que conduce a una sordera profunda, tanto en humanos como en ratones. Los investigadores utilizaron la tecnología CRISPR-Cas9 que actúa como tijera molecular, cortando el genoma para desactivar un gen objetivo, e inyectando la solución de edición de genes directamente en las células ciliadas del ratón infantil (las células sensoras de sonido del oído interno) con la pérdida auditiva mutación. Una vez que se deshabilitó el gen mutado, las células ciliadas del oído interno sobrevivieron, y los ratones genéticamente destinados a ser sordos conservaron una parte de su audición. Lea aquí lo que causa la pérdida de audición

Después de ocho semanas, las células ciliadas en las orejas tratadas se parecían a las de los animales sanos, densamente empaquetadas y con mechones con haces de pelo. Las células ciliadas de los ratones no tratados, en cambio, parecían dañadas y dispersas. Si se usa en humanos, el tratamiento podría ser mejor durante la infancia, porque la pérdida de células ciliadas en el oído interno es progresiva e irreversible, agregó Liu.

Fuente: IANS

Fuente de la imagen: Shutterstock

    

Publicado: 21 de diciembre de 2017, 7:33 p.m.

        
            
        
        

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here