El poderoso pimiento largo indio

0
46

Pimienta larga india llegó a Europa en el siglo 17 y se originó en la India, el sudeste de Asia y Indonesia y en tiempos muy antiguos, fue una de las especias más caras y codiciadas del momento, tanto que fue tres veces más caro que la pimienta negra, que llega mucho más tarde al mercado europeo.

Debido a su sabor y aroma únicos, esta especia se convirtió en un ingrediente importante en la gastronomía de los romanos y los griegos.

Aunque la pimienta larga es mucho más picante que la pimienta negra, ambos se usan y dosifican de la misma manera. Puede ser refinado combinándolo con otros pimientos.
Para usarla se debe triturar en un mortero o simplemente pelar las semillas y agregarlas a la receta. Sin embargo, no olvide que no es recomendable cocinar las especias a altas temperaturas, ya que pierden todo su aroma.

Propiedades de Pippali: la pimienta larga india

En cuanto al aspecto nutricional, es un alimento con una importante contribución de fibra, hierro, calcio, carbohidratos, magnesio, potasio, calorías y vitamina E. El resto de nutrientes presentes en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia , son: fósforo, proteínas, vitamina B6, vitamina B2, zinc, ácidos grasos poliinsaturados, vitamina B, grasa, agua, ácidos grasos monoinsaturados, selenio, ácidos grasos saturados, vitamina B3, sodio y vitamina A.

El pimiento, debido a su contenido en fibra, ayuda a dar al organismo condiciones favorables para la eliminación de ciertas sustancias nocivas como el colesterol o ciertas sales biliares, y ayuda en la disminución de glucosa y ácidos grasos en la sangre. Por esta razón, los alimentos ricos en fibra parecen indispensables en una dieta demasiado rica en carbohidratos, proteínas o grasas. Además, colaboran en la eliminación de carcinógenos.

Debido a que es un alimento rico en hierro (necesario para la síntesis de hemoglobina), la pimienta ayuda a la renovación de las células sanguíneas, permitiendo el transporte del oxígeno de los pulmones a diferentes órganos, como músculos, hígado, corazón o el cerebro, siendo el hierro indispensable en ciertas funciones de este último, como la capacidad de aprendizaje.

El hierro también aumenta la resistencia a las enfermedades mediante el fortalecimiento de las defensas contra los microorganismos, evita la fatiga o la anemia, y sin ella, el sistema nervioso central, la temperatura corporal o el control de la glándula tiroides no puede funcionar, y también es saludable para la piel, y clavos. Este alimento es muy beneficioso para el cuerpo en situaciones de deficiencia de hierro, ya sea como resultado de hábitos alimenticios inadecuados, durante la menstruación o el embarazo, o después de accidentes o operaciones médicas donde se ha perdido la sangre

.

Como resultado de los niveles de calcio que presenta, la pimienta contribuye al fortalecimiento de los huesos, los dientes y las encías, y favorece la adecuada coagulación de la sangre, previniendo las enfermedades cardiovasculares, ya que el calcio ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre.

Este nutriente también ayuda en la regularidad de la frecuencia cardíaca y en la transmisión de los impulsos nerviosos, contribuyendo a reducir la presión arterial en personas con hipertensión. El calcio también mantiene la permeabilidad de las membranas celulares y está implicado en el proceso de actividad neuromuscular, entre otras funciones

.

Debido a su contenido de carbohidratos, la pimienta es un alimento ideal para el suministro de energía, ya que se estima que el 55-60% de la energía diaria que necesitamos debe provenir de los carbohidratos, ya sea de la ingesta de alimentos ricos en almidón o por los retrocesos del glucógeno presentes en nuestro organismo.

Además, la principal energía que el cerebro necesita para funcionar es la glucosa, que encontramos en los alimentos ricos en hidratos de carbono. Gracias al carácter hidrófilo de los hidratos de carbono, este alimento es también una fuente de producción rápida de energía, siendo fácilmente atacado por las enzimas hidrolíticas

.

Al ser un alimento rico en magnesio, ayuda a mejorar tanto el tono muscular como neuronal, favoreciendo la transmisión de los impulsos nerviosos y la contracción y relajación de los músculos.

La presencia de magnesio también hace que la pimienta sea eficaz en el fortalecimiento del hueso y la prótesis, y muy conveniente para el sistema cardiovascular, ayudando a mantener la frecuencia cardiaca y la presión arterial estable, protegiendo las paredes de los vasos sanguíneos y actuando como vasodilatador evitando así la formación de coágulos. Además, el magnesio aumenta la producción de glóbulos blancos para el beneficio del sistema inmunológico.

Se calcula que aproximadamente el 60% del magnesio que asimilamos se basa en huesos y dientes, 28% en órganos y músculos y el 2% restante en fluidos corporales

.

La pimienta se destaca por su contribución de potasio, que junto con el sodio, es responsable de regular el equilibrio ácido-base y la concentración de agua en sangre y tejidos. Las concentraciones de estos dos elementos en el interior y exterior de las células de nuestro organismo, generan un potencial eléctrico que propicia las contracciones musculares y el impulso nervioso, con especial relevancia en la actividad cardiaca.

La presencia en nuestra dieta de alimentos con alto valor energético como el pimiento favorecerá el mantenimiento de las funciones vitales y la temperatura corporal de nuestro cuerpo, así como el desarrollo de la actividad física, aportando energía para combatir posibles enfermedades o problemas que el organismo puede presentarse.

El exceso de calorías sólo se recomiendan en circunstancias especiales como el crecimiento y los tiempos de renovación celular, y en las personas que realizan una intensa actividad física o sufren de situaciones estresantes como la enfermedad o la recuperación después de la cirugía

.

La presencia de vitamina E da pimienta las propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la integridad de la membrana celular, protegiendo las células y aumentando la respuesta defensiva de éstas a la presencia de sustancias tóxicas derivadas del metabolismo del organismo o la entrada de compuestos por vías respiratorias u orales.

Las propiedades antioxidantes de la vitamina E protegen, además del sistema inmunológico, el sistema nervioso con el mantenimiento de mebran neural y el sistema cardiovascular evitando la destrucción de glóbulos rojos y la formación de trombos. Además, esta vitamina protege al cuerpo contra la destrucción de ácidos grasos, vitamina A, vitamina C y selenio, y contra el envejecimiento provocado por degeneración tisular que trae consecuencias como falta de memoria, siendo importante en la formación y renovación de fibras elásticas y tejido conectivo colágeno.

Le aconsejamos que consulte siempre a su médico y que realice controles médicos si su salud lo necesita. Sólo le damos un punto informativo de referencia.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here