Dysautonomia: ¿Cuáles son los tipos?

0
603
Dysautonomia se refiere a una amplia gama de condiciones que afectan el sistema nervioso autónomo.

Los síntomas incluyen desmayos, problemas cardiovasculares y problemas respiratorios. Está relacionada con condiciones como la enfermedad de Parkinson y la diabetes .

Las disautonomias vienen en muchas formas, pero todas ellas implican el sistema nervioso autónomo (ANS).

El ANS es responsable de mantener una temperatura interna constante, la regulación de los patrones de respiración, mantener la presión arterial constante y moderar la frecuencia cardíaca. También está involucrado en la dilatación pupilar, excitación sexual y excreción.

Los síntomas de dysautonomia usualmente aparecen como problemas con estos sistemas particulares.

La disautonomía afecta a unos 70 millones de personas en todo el mundo.

Este artículo examina algunos de los diferentes tipos de dysautonomia, sus síntomas y tratamientos.

Datos rápidos sobre la disautonomía

  • Hay alrededor de 15 tipos de dysautonomia.
  • La disautonomía primaria suele ser hereditaria o debido a una enfermedad degenerativa, mientras que las disautonomias secundarias son el resultado de otra condición o lesión.
  • Los tipos más comunes son el síncope neurocardiogénico, que conduce al desmayo. Afecta a millones de personas en todo el mundo.
  • No existe un solo tratamiento que aborde todas las disautonomias.

Causas

Las disautonomias suceden por una serie de razones, ya que a menudo están vinculadas a otra condición.

Las disautonomias primarias son hereditarias, o se producen debido a una enfermedad degenerativa.

Las disautonomias secundarias ocurren como resultado de una lesión u otra condición.

Las condiciones comunes que pueden conducir a la disautonomía secundaria incluyen:

  • diabetes mellitus
  • esclerosis múltiple
  • Artritis reumatoide
  • enfermedad de Parkinson
  • enfermedad celíaca

Tipos

Hay al menos 15 tipos diferentes de dysautonomia.

Los más comunes son el síncope neurocardiogénico y el síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS).

Síncope neurocardiogénico

El síncope neurocardiogénico (SNC) es la disautonomía más común . Afecta a decenas de millones de personas en todo el mundo. El síntoma principal es el desmayo, también llamado síncope. Esto puede ocurrir en ocasiones solamente, o puede ser bastante frecuente para interrumpir la vida diaria de una persona.

La gravedad naturalmente tira de la sangre hacia abajo, pero un ANS saludable ajusta el latido del corazón y la tensión muscular para evitar la acumulación de sangre en las piernas y los pies y para garantizar el flujo de sangre al cerebro.

NCS implica un fracaso en los mecanismos que controlan esto. La pérdida temporal de la circulación sanguínea en el cerebro provoca desmayos.

La mayoría de los tratamientos tienen como objetivo reducir los síntomas.

Para las personas que desmayan sólo ocasionalmente, evitar ciertos desencadenantes puede ayudar.

Los disparadores incluyen:

  • deshidración
  • estrés
  • consumo de alcohol
  • entornos muy cálidos
  • ropa ajustada

Medicamentos como betabloqueantes y marcapasos pueden usarse para tratar casos persistentes o severos de NCS.

Síndrome de taquicardia ortostática postural

El síndrome de taquicardia postural ortostática (POTS) afecta entre 1 y 3 millones de personas en los Estados Unidos (EE.UU.). Alrededor del 80 por ciento de ellos son mujeres. A menudo afecta a las personas con una condición autoinmune.

Los síntomas pueden incluir:

  • mareos y desmayos
  • taquicardia o ritmo cardíaco anormalmente rápido
  • dolores en el pecho
  • dificultad para respirar
  • malestar estomacal
  • sacudida
  • fácilmente agotado por el ejercicio
  • sobre-sensibilidad a las temperaturas

POTS es normalmente una disautonomia secundaria. Los investigadores han encontrado altos niveles de marcadores autoinmunes en las personas con la condición, y los pacientes con POTS son también más propensos que la población en general a tener un trastorno autoinmune, como la esclerosis múltiple (EM).

Aparte de los factores auto-inmunes, las condiciones que se han relacionado con POTS o POTS-como los síntomas incluyen:

  • algunos trastornos genéticos o anomalías
  • diabetes
  • Síndrome de Ehlers-Danlos, un desorden de la proteína del colágeno que puede conducir a la hipermovilidad común ya las venas “elásticas”
  • infecciones tales como el virus de Epstein-Barr, la enfermedad de Lyme , la neumonía por micoplasma extrapulmonar y la hepatitis C
  • toxicidad por alcoholismo , quimioterapia y intoxicación por metales pesados
  • trauma, embarazo o cirugía

La investigación sobre las causas de POTS está en curso. Algunos científicos creen que podría ser debido a una mutación genética, mientras que otros piensan que es un trastorno autoinmune.

Atrofia del sistema múltiple

La atrofia múltiple del sistema (MSA) es menos común que POTS y NCS. Es más probable alrededor de la edad de 55 años .

Se calcula que MSA afecta a entre 2 y 5 personas por cada 100.000. A menudo se confunde con la enfermedad de Parkinson porque los primeros síntomas son similares.

En los cerebros de las personas con MSA, ciertas regiones se descomponen lentamente, en particular el cerebelo, los ganglios basales y el tronco cerebral. Esto conduce a problemas motores, problemas de habla, problemas de equilibrio, presión arterial baja y problemas con el control de la vejiga.

MSA no es hereditario o contagioso, y no está relacionado con la EM. Los investigadores saben poco sobre lo que puede causar MSA. Como resultado, no hay cura ni tratamiento para su lenta progresión.

El tratamiento puede, sin embargo, manejar síntomas específicos a través de cambios en el estilo de vida y medicamentos.

Disreflexia autonómica

La disreflexia autonómica (EA) afecta con mayor frecuencia a personas con lesiones en la médula espinal. AD normalmente implica irritación de la región por debajo del nivel de una lesión del paciente. Esto podría ser una infección o estreñimiento . Como resultado, se clasifica como una disautonomia secundaria.

Una serie de condiciones y lesiones pueden traer AD. Estos incluyen, pero no se limitan a, infecciones del tracto urinario (UTI) y fracturas del esqueleto .

La columna dañada evita que los mensajes de dolor lleguen al cerebro. El ANS reacciona de manera inapropiada, produciendo fuertes picos en la presión arterial.

Los síntomas incluyen :

  • dolor de cabeza
  • Cara roja
  • piel manchada
  • congestión nasal
  • un pulso lento
  • náusea
  • piel de gallina y piel húmeda cerca del sitio de la lesión

La mayoría de los tratamientos tratan de aliviar la lesión o irritación inicial. Esto evita nuevos ataques de AD.

Falla de Baroreflex

El mecanismo barorreflexo es una forma en que el cuerpo mantiene una presión arterial sana.

Los barorreceptores son receptores de estiramiento situados en vasos sanguíneos importantes. Detectan el estiramiento en las paredes arteriales y envían mensajes al tronco encefálico.

Si estos mensajes fallan, la presión arterial puede ser demasiado baja cuando descansa, o puede elevarse peligrosamente durante momentos de estrés o actividad.

Otros síntomas incluyen dolores de cabeza, sudoración excesiva y una frecuencia cardíaca anormal que no responde a la medicación.

El tratamiento para el fracaso barorreflexo implica medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, así como intervenciones para mejorar el manejo del estrés.

Neuropatía autonómica diabética

La neuropatía autonómica diabética afecta a un 20 por ciento estimado de las personas con diabetes, o alrededor de 69 millones de personas en todo el mundo. La afección afecta a los nervios que controlan el corazón, regulan la presión arterial y controlan los niveles de glucosa en la sangre.

Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • taquicardia en reposo o una frecuencia cardíaca de reposo rápido
  • hipotensión ortostática , o presión arterial baja cuando está de pie
  • estreñimiento
  • problemas respiratorios
  • gastroparesia o alimento que no pasa correctamente a través del estómago
  • disfuncion erectil
  • disfunción sudomotora o irregularidades con sudoración
  • función neurovascular debilitada
  • “diabetes frágil”, usualmente de tipo I, caracterizada por frecuentes episodios de hiperglucemia e hipoglucemia

El tratamiento para la neuropatía autónoma diabética se centra en el manejo cuidadoso de la diabetes. En algunos casos, los medicamentos como los antioxidantes y los inhibidores de la aldosa reductasa pueden reducir los síntomas.

Disautonomía familiar

La disautonomía familiar (DF) es un tipo muy raro de disautonomía. Sólo afecta a un estimado de 350 personas , casi en su totalidad de Ashkenazi judío decente con raíces en Europa del Este.

Los síntomas aparecen normalmente en la infancia o en la infancia e incluyen:

  • dificultades de alimentación
  • crecimiento lento
  • incapacidad para producir lágrimas
  • infecciones pulmonares frecuentes
  • dificultad para mantener la temperatura adecuada
  • respiración prolongada
  • desarrollo tardío, incluyendo el caminar y el habla
  • enuresis
  • mal equilibrio
  • problemas renales y cardíacos

La disautonomía familiar es una enfermedad grave que suele ser fatal. No hay cura.

La esperanza de vida ha mejorado drásticamente en los últimos 20 años con una mejor gestión de los síntomas, pero los síntomas pueden hacer que la vida cotidiana sea un desafío.

La condición a menudo conduce a un síndrome llamado crisis autonómica. Esto implica fluctuaciones rápidas en la presión arterial y la frecuencia cardíaca, cambios dramáticos de la personalidad, y parada digestiva completa.

Diagnostico y tratamiento

Dysautonomia es difícil de diagnosticar, y el diagnóstico erróneo es común. Los síntomas pueden ser confundidos con los de otra condición que ya está presente.

Un diagnóstico acertado a menudo resulta de la colaboración entre varios especialistas.

Dado que la disautonomía implica un amplio espectro de trastornos que a menudo co-ocurren con otras condiciones, ningún tratamiento es apropiado para todos los tipos.

En la actualidad no hay cura para disautonomias primarias, pero algunos medicamentos e intervenciones pueden aliviar los síntomas. Los síntomas de las disautonomias secundarias a menudo mejoran cuando se trata la afección inicial.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here