Doctor, apague esa computadora

0
45

JUEVES, 26 de octubre de 2017 (Noticias de SaludLimpia) – A la mayoría de los pacientes no les entusiasma que su médico use una computadora durante las visitas al consultorio, informan investigadores de la Universidad de Texas.

A medida que los registros médicos electrónicos se vuelven más comunes, no es inusual que los médicos ingresen datos en una computadora mientras hablan con sus pacientes. Pero después de ver videos de pacientes y médicos, los investigadores vieron que las personas en el estudio preferían a los médicos que habían desconectado.

"La mayoría de los pacientes descubrieron que los médicos que usaban computadoras eran menos compasivos, tenían menos habilidades de comunicación y eran menos profesionales que los médicos que no usaban computadoras", dijo el autor principal, Dr. Ali Haider. Es profesor asistente en el departamento de medicina paliativa, rehabilitación e integración en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas en Houston.

De hecho, el 72 por ciento de las personas con cáncer avanzado prefirió al médico que no usó la computadora, según mostraron los hallazgos del estudio.

Haider dijo que él cree que los pacientes sin cáncer también preferirían la comunicación cara a cara.

"Quizás los médicos que vean a un paciente por primera vez y traten de construir una relación deberían tratar de enfocarse más en la comunicación cara a cara", sugirió.

Lo que no se sabe es si los pacientes tienen una actitud diferente con respecto a los médicos que usan una computadora durante visitas posteriores, anotó Haider.

Además, no se sabe si los pacientes más jóvenes y conocedores de la tecnología tendrían objeciones a que su médico utilizara una computadora durante las visitas al consultorio.

Haider también señaló que es más probable que los médicos que tienen más experiencia en el uso de computadoras se comuniquen mejor con sus pacientes mientras usan el dispositivo que aquellos que no tienen mucha experiencia con la tecnología.

Pero la computadora es definitivamente un "tercero" en la sala de examen, y cambia la dinámica de la comunicación médico-paciente, dijo.

Para el estudio, Haider y sus colegas tenían grupos de pacientes con cáncer avanzado que ven uno de cuatro videos con guiones de dos minutos. Hubo 120 participantes en el estudio en total.

Los videos mostraron dos actores: uno jugando a ser médico y el otro jugando a ser un paciente. Los médicos estaban hablando mientras ingresaban datos en una computadora, o usando solo una almohadilla y un bolígrafo.

Los pacientes del estudio luego vieron un video del escenario que no habían visto. El médico fue el mismo en ambos videos para cada participante.

Los participantes del estudio completaron un cuestionario que calificaba las habilidades de comunicación, el profesionalismo y la compasión del médico después de ver cada video.

Después del primer video, los pacientes del estudio dieron a los médicos en el video cara a cara (almohadilla y lápiz) puntuaciones más altas en compasión, habilidades de comunicación y profesionalismo que los doctores que usaron la computadora.

Después de ver ambos videos, casi tres cuartas partes de los voluntarios del estudio apreciaron más a los médicos en el video cara a cara que el médico al usar una computadora.

El Dr. Michael Grosso es director médico del Hospital Huntington en Huntington, NY. Dijo: "Aunque este estudio necesita ser replicado en otras poblaciones de pacientes, mi fuerte sospecha es la preferencia por el cara a cara, el compromiso personal con su médico va más allá de los pacientes con cáncer avanzado ".

Las personas que enfrentan decisiones serias, que escuchan malas noticias o enfrentan su propia mortalidad tienen una gran necesidad de saber que "el médico que las cuida también se preocupa por ellas", dijo Grosso.

Todos quieren sentir la atención de sus médicos cuando enfrentan una enfermedad, o incluso durante los exámenes de rutina, agregó.

"Todos queremos saber que nuestra historia está siendo escuchada, que no somos un número o una entidad de diagnóstico, sino una persona completa que busca la ayuda de otra persona completa", explicó Grosso.

Los hallazgos del estudio fueron programados para su presentación el viernes en el Simposio de Cuidados Paliativos y de Apoyo en Oncología en San Diego. La investigación presentada en las reuniones debe considerarse como preliminar hasta que se publique en una revista revisada por pares.

Más información

Para obtener más información sobre la comunicación médico-paciente, visite la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here