Cómo evitar arrebatos enojados

0
41

Un atasco de tráfico en la carretera, una discusión con tu pareja o un vuelo cancelado pueden desencadenar tanta ira dentro de ti que tienes ganas de tirar algo o gritar.

Los brotes de ira son un problema que afecta a muchas personas especialmente en ciudades más grandes donde el estrés y la ansiedad están a la orden del día.

En el artículo de hoy, queremos darte algunos consejos para evitar o reducir estos ataques.

¿Qué es la ira y por qué sucede?

La ira es una emoción que acelera rápidamente la frecuencia cardíaca, eleva la presión arterial y eleva los niveles de adrenalina en el torrente sanguíneo.

Algunos de los síntomas principales de la ira incluyen:

  • Sudoración
  • Enrojecimiento
  • Tensión muscular
  • Dificultad para respirar

La necesidad agresiva de gritar, golpear algo o lanzar algo es la respuesta de tu cerebro cuando percibe peligro o amenaza.

La ira puede ser causada por diferentes motivos, y en la mayoría de los casos ocurre cuando te encuentras con una situación que no te gusta.

Cuando estás frustrado o te sientes impotente, tu mente puede reaccionar de diferentes maneras.

Algunas personas lloran, otras hablan sobre sus sentimientos, y luego hay quienes se enojan.

La ira es automática, y en muchos casos, es difícil ver claramente lo que pasó.

Hay diferentes tipos de ira:

1. Rabia instrumental

Comportamiento agresivo y violencia pueden aparecer cuando no puedes hacer lo que quieres o un obstáculo te impide continuar con algo Este comportamiento está asociado con un problema con sus habilidades de comunicación.

Ver también: 6 hierbas para bajar la presión arterial

2. Ira explosiva

Esto aparece cuando una situación perturbadora o injusta persiste durante mucho tiempo . Frustraciones diarias más pequeñas se acumulan y luego explotan en un momento determinado

Una persona que ha tenido un día horrible en el trabajo y luego llega a casa a un problema menor, por ejemplo, de repente se enoja.

3. Ira defensiva

Si percibes que estás siendo atacado o sabes que algo difícil está llegando, la ira puede servir como una "protección". Por ejemplo, puede ayudarte a evitar tomar el control o resolver un problema en el frente a la adversidad

Consejos para evitar estallidos de ira

Como primer paso, debe ser consciente de las consecuencias de sus hábitos y reacciones .

Controlar tu ira y racionalizar tus impulsos puede ser de gran ayuda si el comportamiento agresivo no es parte de tu vida

Algunos consejos que pueden ayudar con esto incluyen:

1. Viendo sus desencadenantes

¿Hay alguna situación o momento del día en el que sea más propenso a la ira? ¿Normalmente notas este problema con una persona en particular?

La ira puede oscurecer otras emociones como el miedo, la tristeza o el dolor. Piensa por qué tienes arrebatos cuando llegas tarde al trabajo, cuando hablas de cosas con tu pareja o cuando algo no funciona como tú quieres.

2. No acumules emociones negativas

Una de las principales causas de la ira es el resentimiento. Las personas son como vasos emocionales llenos de agua. Con el tiempo, tu capacidad para resistir las cosas se desbordará.

Algo similar sucede con la ira y la furia. La ira que has acumulado todo el día, la semana o el mes "desbordará" tarde o temprano. Para evitar esto, es mejor afrontar sus problemas cuando vengan.

No dejes que estos sentimientos negativos se acumulen dentro de ti.

3. Cuente hasta 10 (o el número que necesite)

Aunque es posible que no sepas exactamente cuándo tu ira podría explotar, puedes analizar los síntomas y las etapas por las que estás pasando.

Aprovecha esos momentos de lucidez para calmarte antes de que se rompa la tormenta.

Puedes contar hasta 10, 100 o lo que sea que necesites para reducir la ira. Incluso cerrar los ojos y concentrarse en la respiración puede ayudar.

Asegúrese de hacer esto lenta y conscientemente. Incluso reducirá su ritmo cardíaco y lo ayudará a ver las cosas en perspectiva.

4. Haz ejercicio

Una buena forma de liberar endorfinas y calmarse es haciendo ejercicio.

Cuando tu cuerpo está en movimiento, te ayuda a equilibrar la respiración y la frecuencia cardíaca.

Puedes elegir cualquier actividad que te guste, incluidas las más físicas como el boxeo o el kickboxing, u optar por una rutina más relajada como yoga, pilates y tai chi para reducir tu enojo.

5. Descansa

No hay nada más curativo que dormir durante varias horas. Si ha tenido un largo día en la oficina, lo mejor que puede hacer es irse a su casa, bañarse y dormir hasta la mañana siguiente.

Esto te ayudará a evitar enfrentamientos con tu familia (porque todos liberamos nuestra ira sobre los más cercanos a nosotros ) y tu mente se relajará.

Recibir entre seis y ocho horas de sueño una noche te ayudará a estar más preparado cuando la ira quiere tomar el control.

Recomendamos leer: 9 maneras de relajarse antes de dormir

6. Medita, lee o baila

Estas actividades relajantes son altamente recomendables para evitar la ira.

Es posible que no puedas meditar en el instante en que se asume la frustración, pero si lo haces diariamente, te dará más herramientas que puedes usar para lidiar con la furia.

Aprovecha tu tiempo libre para leer, bailar, jugar con tus mascotas o tus hijos, o d o cualquier cosa que te traiga paz .

7. Evite situaciones irritantes (o personas)

Si sabes que los mañanas de los lunes tu jefe es el peor o que cuando tu compañero está tomando una prueba es más propenso a discutir. no te acerques a ellos si puede provocar tu propia ira.

Si el tráfico que sale de casa te vuelve loco, toma el autobús o el metro. Estas tácticas te ayudan a evitar el contacto con las situaciones y las personas que aumentan tu posibilidad de sufrir un estallido.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here