Cinco cosas que sólo las mujeres saben

0
43
            

Las mujeres conocen la resiliencia, la valentía y la intuición. Después de todo, estas cualidades apoyan nuestras metas. Nuestros sentimientos nos permiten conectarnos con los demás de una manera constructiva, especial e íntima.

La sabiduría de una mujer es un verdadero tesoro de valores que ayuda a inspirar a las nuevas generaciones.

Si bien estos rasgos no se limitan a las mujeres sólo, a menudo se experimentan más fuertemente en las mujeres. Esto es porque hay una realidad que nadie puede negar: el patriarcado sigue siendo muy presente y dominante en muchas culturas.

Socialmente y culturalmente, los hombres siguen siendo una figura de poder en escenarios diarios. Por lo tanto, las mujeres necesitan hacer frente a muchos desafíos que los hombres no pueden incluso ser enterados de y no hablamos siempre de.

Estas son las luchas internas y externas para obtener la igualdad, para desempeñar un papel, para tener una voz y para tener el mismo poder.

Son procesos que sólo nosotros, como mujeres, conocemos, y queremos compartirlos en este artículo.

1. Las mujeres han aprendido a creer en sí mismas

Durante mucho tiempo, el papel de las mujeres se ha limitado a la limpieza y la crianza de los niños.

Sin embargo, debido al avance de la sociedad, las mujeres hoy en día tienen mejor acceso a situaciones que antes habían sido dominadas por los hombres.

A pesar de esto, todavía hay desigualdades notorias. Las mujeres están constantemente obligadas a demostrar que son capaces de llevar a cabo ciertas tareas y responsabilidades

Aunque ambos sexos son capaces de obtener un empleo remunerado, las mujeres se ven obligadas a demostrarlo. Después de todo, hasta hace poco tiempo, era dudoso que una mujer fuera capaz de asumir una posición de poder en una organización.

En el mundo de hoy, hay una característica que las mujeres conocen muy bien. Todos somos capaces de tener las mismas responsabilidades de un hombre. Sólo creemos en nosotros mismos para hacerlo.

También se lee: Estén tranquilos y deje que el tiempo cure todo y ponga las cosas en su lugar

2. No necesitamos que alguien se sienta completo

Volvamos al pasado otra vez. Sin embargo, esta vez, no es el pasado remoto, pero lo suficientemente cerca como para que podamos entenderlo.

Para que una mujer se sienta completa y feliz, debe encontrar un compañero.

Además, nos enseñaron a creer que una sola mujer sin pareja o hijos estaría plagada de soledad e infelicidad. Una mujer joven puede haber sentido bien sin una pareja. Sin embargo, la sociedad esperaba que ella tuviera a alguien a su lado.

Sin embargo, ahora sabemos mejor.

Hoy en día, las mujeres saben que tener un compañero no nos hace sentir más enteros. Las mujeres, al igual que los hombres, entran en el mundo en un estado completo.

El amor nos hace felices y no podemos negarlo, pero no es una obligación o necesaria.

3. Debemos ser un ejemplo para las generaciones futuras

En los últimos años, un movimiento inspirador ha comenzado. Hemos comenzado a potenciarnos.

Ahora, finalmente estamos aspirando a la verdadera igualdad. Sin embargo, este empoderamiento de ninguna manera significa poner a las mujeres por encima de los hombres.

En cambio, este movimiento busca la igualdad demostrando que el poder del sombrero está en nuestras propias manos. La inspiración está en nuestras mentes, y nuestras habilidades son las mismas que las de los hombres.

Esta aspiración adquiere mucho significado en muchos países donde las mujeres son muy vulnerables simplemente por su género.

La educación es la clave. Toda sociedad que quiera avanzar debe proporcionar una educación igual a sus hijas ya sus hijos.

También lea: Aceptar cosas, terminarlas, o cambiarlas.

4. Las mujeres han aprendido que cuidarse a sí mismo no es egoísta

Esto ha sido más complicado de aprender. Después de todo, podemos decir inequívocamente que los hombres suelen hacer esto, también. Sin embargo, esta característica es más establecida en las mujeres.

A menudo olvidamos que tenemos que ponernos primero si alguna vez queremos realmente cuidar de los demás.

Recuerda que no tienes que hacer todo por todos los demás hasta el punto de olvidarte.

Conocido como el "Síndrome de Wendy" nos recuerda que las mujeres eran tradicionalmente vistas como las cuidadoras. Debido a esto, muchos fueron conducidos falsamente a creer que la felicidad sólo podría ser alcanzada cuidando a otros.

Poco a poco, sin embargo, esto está cambiando. Sabemos que necesitamos poner límites y cuidarnos primero.

5. Las opiniones de los demás ya no me definen

"Tienes que encontrar un novio." "¿Has ganado peso?" "Tienes que arreglarte para siempre lucir bonita." "Ahora que eres madre, tienes que quedarte en casa."

Estos tipos de consejos componen la música constante que muchas mujeres tienden a escuchar. Hoy, sin embargo, finalmente estamos aprendiendo que lo que la gente dice no tiene que definir quiénes somos.

La verdadera felicidad radica en tomar nuestras propias decisiones. Los que nos aman deben respetar esto.

'

            

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here