A veces, no es suficiente solo ser positivo para que sucedan cosas buenas

0
44

La mayoría de nosotros hemos oído hablar de la psicología positiva. y es posible que ya estemos aplicando este enfoque positivo en nuestra vida cotidiana para alcanzar la felicidad.

Desde que el psicólogo Martin Seligman escribió su libro Learned Optimism en 1990, este enfoque ha logrado una notable presencia y relevancia en el mercado editorial y en el mundo del crecimiento personal.

La contribución más interesante que la psicología positiva ofreció en su tiempo fue la de cambiando nuestro enfoque de nuestros problemas patológicos a nuestras fortalezas internas.

A partir de ahí, conceptos como la resistencia, la motivación, la gratitud o la inteligencia emocional se han vuelto increíblemente conocidos y útiles.

Dicho esto, todo esto que en un momento dado tuvo, sin duda, su impacto y relevancia, ahora parece estar perdiendo precisamente eso.

Esto es por una simple razón: en los tiempos actuales de crisis, de cambios y altibajos tanto social como económicamente, la teoría del positivismo parece carecer del brillo que tenía en el pasado.

Tanto es así que muchos psicólogos y sociólogos creen ahora que es hora de poner fin a la "supremacía" del positivismo en el campo del crecimiento personal.

Sin embargo, esto no se trata de reemplazarlo sino más bien de reformularlo y entender que a veces no es suficiente solo pensar positivamente para que las cosas mejoren.

El enfoque positivo no siempre garantiza resultados exitosos

 Frasco de positividad "ancho =" 640 "alto =" 428 "/> <noscript> <img class=

Las cosas buenas no siempre le suceden a las personas que más lo merecen . Además, a veces, los amigos y parientes caracterizados por la bondad y la nobleza absolutas han tenido que enfrentar las situaciones más devastadoras.

¿Por qué sucede esto?

Vale la pena señalar que la ley de la atracción no siempre da resultados. No es suficiente querer, pensar, y, a veces, incluso actuar de cierta manera para hacer que lo que queremos que suceda.

Más que un pensamiento positivo, lo que debemos aprender a desarrollar es una actitud fuerte, flexible, valiente y resiliente.

Libros como "The Happiness Trap" de Russ Harris explican esto de una manera simple e ilustrativa:

  • La sociedad en la que vivimos nos "vende" la idea de que siempre debemos ser positivos. Que necesitamos rodearnos de emociones positivas, pensamientos y felicidad.
  • Si nos dejamos guiar por esta línea de pensamiento, lo que sucederá es que estaremos tan obsesionados con la idea de ser felices que no sabremos cómo enfrentar o manejar la frustración, incomodidad y emociones desagradables.

No podemos descuidar este último punto. Aún menos teniendo en cuenta las complejidades de nuestra realidad actual. Las condiciones competitivas, cambiantes y exigentes vienen con vida. Debemos enfrentar la adversidad casi todos los días.

Descubra: Aprenda a diferenciar y cuidar los 7 tipos de dolor emocional

Acepto y entiendo mis emociones negativas para poder fortalecer las positivas

 Mujer haciendo corazón con manos "ancho =" 564 "alto =" 352 "/> </p>
<p> <noscript> <img class=

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here