7 malos hábitos que pueden afectar su salud tiroidea

0
50

La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa que se encuentra en la parte anterior de su cuello, justo en la parte superior de la clavícula.

Es un órgano endocrino cuya función principal es segregan hormonas que regulan las actividades vitales del cuerpo.

También debe mencionarse que es necesario para las actividades metabólicas así como un factor en su estado de ánimo, frecuencia cardíaca y temperatura corporal.

Debido a esto, el mal funcionamiento de la tiroides resulta en una serie de consecuencias para su salud. Si no se controla, influye significativamente en su calidad de vida.

Por esta razón, es importante que sepas qué hábitos pueden afectarlo. Además, es útil conocer los métodos preventivos que puede tomar para que no se convierta en un problema grave.

A medida que continuamos, queremos compartir los 7 hábitos más comunes que debe tratar de evitar tanto como sea posible.

¡Descubre qué son!

1. Fumar

El consumo excesivo de tabaco aumenta la probabilidad de enfermedades de la tiroides ya que las toxinas en los cigarrillos afectan la salud de su glándula.

Si bien las principales consecuencias afectan el sistema respiratorio, no sorprende que los fumadores representen una gran parte de los pacientes con problemas de tiroides.

Esto se debe a que el tabaco disminuye la hormona estimulante en la tiroides cuyo trabajo es para ayudar con el metabolismo, la salud ocular y las actividades cardiovasculares.

2. Un estilo de vida sedentario

Un estilo de vida sedentario puede ser la causa de una gran variedad de enfermedades que afectan su salud física y emocional. Sin embargo, generalmente sus efectos se deben al mal funcionamiento de la tiroides.

La inactividad aumenta la tendencia de uno a acumular grasa. Debido a esto, es una causa importante de aumento de peso, obesidad y otros problemas metabólicos.

Además, dado que disminuye la secreción de las hormonas tiroideas, puede conducir al hipotiroidismo.

Este trastorno no solo afecta la capacidad de quemar las calorías y las grasas. Además, puede también aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, pérdida de cabello y fatiga.

3. Control de estrés pobre

No saber cómo controlar el estrés en nuestra vida cotidiana puede ser un factor desencadenante del mal funcionamiento de la tiroides.

El sistema endocrino es sensible a nuestro estado emocional. Cuando atraviesa una experiencia intensa, afecta los niveles hormonales de nuestra tiroides.

Como consecuencia, las hormonas se desequilibran y afecta la salud de los otros sistemas del cuerpo .

4. Dietas bajas en yodo

Los niveles bajos de yodo en nuestra dieta son una causa principal de problemas de la tiroides como el hipotiroidismo.

El cuerpo requiere esta sustancia para optimizar la producción de hormonas en la tiroides. Por lo tanto, es necesario obtener la cantidad necesaria.

Afortunadamente, puedes encontrarlo naturalmente en alimentos como:

  • Sal marina
  • Hortalizas marinas
  • Arándanos
  • Yogur natural
  • Frijoles
  • Patatas
  • Guisantes
  • Piña
  • Chocolate

5. Bebidas alcohólicas

Los efectos peligrosos del consumo excesivo de alcohol no son nada nuevo. Sin embargo, debe mencionarse que la tiroides es uno de los órganos más afectados

Aunque el hígado se encarga de filtrar y metabolizar estas bebidas, sus toxinas (que viajan a través del torrente sanguíneo) afectan la producción hormonal.

Debido a esto, el consumo de alcohol puede influir en su capacidad para perder peso corporal y puede desempeñar un papel en el desarrollo de problemas metabólicos.

6. Comer gluten

Los pacientes con enfermedad de Celiaquía o intolerancia al gluten pueden sufrir problemas con la salud de su tiroides como consecuencia de los efectos que esta proteína tiene en el cuerpo.

Dado que el sistema inmunitario ataca los tejidos sanos para detectar esta sustancia en el cuerpo, provoca una reacción inflamatoria y metabólica que afecta su calidad de vida .

Entonces, una dieta sin gluten puede mejorar las funciones de la tiroides incluso para pacientes que no tienen intolerancia. Como resultado, también puede promover la pérdida de peso.

7. Consumo excesivo de soja

No podemos descuidar el hecho de que la soya es un alimento que tiene múltiples propiedades nutricionales que, en gran medida, pueden proporcionarnos muchos beneficios de salud diferentes.

Sin embargo, no debe comerlo excesivamente ya que puede inhibir la absorción de la hormona tiroidea especialmente en pacientes que ya están en riesgo.

De hecho, aquellos que ya han sido diagnosticados con enfermedad de la tiroides deben limitar o eliminar por completo este alimento y todo lo que proviene de él.

¿Te identificas con alguno de estos malos hábitos? Si es así, intente evitarlos tanto como sea posible como un método preventivo para proteger su tiroides. Practicar estos malos hábitos a menudo puede ser un desencadenante potencial, incluso si no eres susceptible a problemas de tiroides.

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here