10 signos de estrés de vacaciones es llegar a usted (y qué hacer)

0
82

        

        

Es fácil dejar que las fiestas lleguen a usted. La presión por encontrar el obsequio perfecto, viajar durante la época más ocupada del año y las reuniones familiares que implican tratar con ese pariente con el que no quieres estar, todo se resume. Puede que no se dé cuenta de cuánto le pesa el estrés de vacaciones. Para ayudarlo a capear la temporada de la manera más sana y feliz posible, aquí hay diez señales de que le está llegando el estrés y qué hacer al respecto.

1. Ambivalencia sobre las fiestas

Si solía esperar las vacaciones y descubrir que, este año, parece que no puede participar, es posible que experimente estrés durante las vacaciones. Da un paso atrás y date un poco de espacio. Practique un poco de cuidado personal y ciertamente no se sienta mal si necesita quedarse en casa de una fiesta de vez en cuando.

2. Dolores de cabeza frecuentes o dolor de mandíbula

La ​​tensión se acumula en el cuerpo sin que nos demos cuenta. A menudo, esa tensión asciende por toda la columna vertebral para causar dolor de cabeza o dolor en la mandíbula. El bruxismo, una condición en la que una persona muele o aprieta los dientes, es un signo de ansiedad. También lo son los dolores de cabeza por tensión. Pruebe algunas posturas de yoga, como la pose del niño, el perro boca abajo y las piernas en la pared para ayudar a combatir esa tensión.

3. Insomnio o pesadillas

Los cambios en sus patrones de sueño podrían indicar que está más estresado que de costumbre. Si tiene dificultades para dormir, quedarse dormido o tener pesadillas, dormir puede ser difícil durante las vacaciones. Desconecte de sus dispositivos electrónicos aproximadamente una hora antes de acostarse e intente no tomar nada con cafeína por la noche. Puede encontrar aceite de lavanda, un baño caliente o su té de hierbas favorito que pueden ayudarlo a relajarse y conciliar el sueño más fácilmente.

4. Sentimientos de soledad

Es común sentirse solo durante las fiestas, especialmente porque parece que todos tienen la relación perfecta, hijos, familia, etc. cada vez que abre Instagram. Resista el impulso de comparar su vida con esos aspectos destacados y en su lugar, concéntrese en las cosas buenas de su vida. Tómese este tiempo para acercarse a amigos y familiares que lo respaldan y que saben que, como todo, pasará la temporada de vacaciones.

5. Falta de puntualidad

Algunos de nosotros estamos retrasados ​​todo el tiempo. Si regularmente eres una persona puntual y te das cuenta de que estás arrastrando los pies para salir por la puerta, puede ser una señal de que estás estresado. Configure su alarma un poco antes de lo normal, para tener más tiempo para prepararse para el día. No te excedas en tu horario tampoco. Está bien decir que no, incluso durante la temporada de vacaciones.

6. Tapping nervioso o inquietud

La ​​estimulación, los golpes nerviosos, inquietarse con cualquier cosa que pueda tener en sus manos, o simplemente el hecho de no poder quedarse quieto son signos de ansiedad y estrés. Este movimiento nervioso también puede contribuir al insomnio. Pruebe un ejercicio de respiración breve o meditación para ayudar a resolver su mente. Quizás descubras que dar un paseo o salir a correr te ayudará con la sensación de inquietud también.

7. Acné inesperado

Probablemente ya sepa qué causa su acné. Puede ser comer comida chatarra, consumir productos lácteos, una marca de maquillaje en particular o fluctuaciones de hormonas bastante estándar durante todo el mes. Si los granos comienzan a surgir de la nada, aparentemente sin ninguna razón, podría ser debido al estrés. Tenga mucho cuidado de su piel en momentos de mucho estrés y trate de no atrapar esas imperfecciones.

8. Deseo de dulces

No estamos hablando de esperar ansiosamente el pastel de chocolate de tu tía, sino de un abrumador deseo de dulces. Nuestros cuerpos anhelan carbohidratos y azúcar cuando estamos estresados. En lugar de permitirte una tonelada de chocolate o azúcar, prueba comer frutas frescas o un puñado de nueces. Te ayudarán a frenar tus antojos mientras lo solucionas de otra manera.

9. Dolores de estómago

Sentimos mucho de nuestro estrés en el intestino, en realidad se lo conoce como el segundo cerebro, por lo que no es de extrañar que las vacaciones puedan aumentar los problemas estomacales e intestinales. Honre a su cuerpo resistiendo la tentación de disfrutar de los alimentos que sabe que son malos para usted. Por ejemplo, si eres intolerante al gluten, reconoce que solo una galleta podría estropear tu intestino. Fortifique su tracto digestivo durante este momento estresante con alimentos probióticos como kéfir, chucrut, tempeh, miso y kombucha.

10. Perfeccionismo

Ser un perfeccionista es una señal de que estás tratando de controlar todo en tu vida. Es un signo seguro de estrés. Los sentimientos de indignidad, o de no ser "lo suficientemente buenos", pueden desencadenar el perfeccionismo. A veces, nuestras familias pueden ser el mayor precursor de esta mentalidad. Cuando tengas la tentación de ser duro contigo mismo, detente y observa algo que ya eres realmente bueno haciendo o siendo. Concéntrese en sus cualidades positivas en lugar de preocuparse por sus deficiencias.

Aquí hay algunas maneras de combatir el estrés de vacaciones:

Evite la cafeína, el alcohol y la nicotina

El alcohol es un estimulante en pequeñas cantidades y un depresor en grandes cantidades. Si estás ansioso, puede exacerbar los síntomas de ansiedad y, si te sientes mal, puede hacerte sentir peor. La cafeína y la nicotina son estimulantes y, naturalmente, incluso las personas más tranquilas se sienten nerviosas. Manténgase alejado de estas sustancias tanto como sea posible cuando esté estresado.

Haga ejercicio

No solo ejercitarse le dará a tu cuerpo un impulso de endorfinas, sino que también te ayudará a combatir la tendencia a acumular kilos durante las vacaciones. Para obtener los beneficios que brinda el ejercicio, realice al menos 30 minutos de ejercicio de tres a cinco veces por semana. Si puede administrar más, probablemente se sienta aún mejor.

Practique la atención plena

Descargue una aplicación de meditación gratuita y tómese un tiempo para usted mismo durante esta época estresante del año. La meditación guiada es muy fácil, incluso para principiantes. Tómese el tiempo para darse cuenta de las cosas buenas en su vida. Cuando salga a caminar, mantenga su teléfono en su bolsillo y observe la naturaleza en toda su gloria invernal.

Habla con alguien

Incluso si no tiene un consejero o terapeuta, conversar con un amigo de confianza puede ayudarlo a controlar su estrés. También puede aprovechar varios sitios de terapia en línea diferentes o llamar a la Línea Directa Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día si lo necesita.

Comienza un diario de gratitud

Centrarse en las cosas negativas en nuestras vidas es natural. Nuestros cerebros están diseñados para hacerlo, pero pocas cosas combaten esta tendencia natural como la gratitud intencional. Comience un diario de gratitud escribiendo cinco o más cosas cada día por las cuales está agradecido. Guárdelo y pase las páginas cuando necesite un servicio de recogida.

¿Tiene alguna otra recomendación para tratar el estrés durante las vacaciones?

– Megan Winkler

        

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here