10 maneras de comer sano puede cambiar su vida

0
41

Nuestro alimento es una de las contribuciones más importantes a nuestro bienestar total, incluyendo salud física, mental y emocional. Es también la forma en que alimentamos nuestras actividades diarias. Comer una dieta sana y equilibrada, por lo tanto, tiene muchos beneficios que pueden ser alcanzados por todos; Independientemente de su edad, género o estilo de vida.

Constituyentes de una dieta saludable

El primer paso hacia la cosecha de los beneficios de una dieta saludable, es asegurar que todos los nutrientes que el cuerpo necesita están presentes en la comida que se come, incluyendo:

Proteínas – Éstas son utilizadas por el cuerpo para construir y reparar sus componentes, incluyendo músculo, hueso, sangre, cartílago y piel.

Carbohidratos – Estos alimentan el cuerpo y nos proporcionan suficiente energía.

Las grasas buenas más comunes en nuestras dietas son ácidos grasos Omega-3 y ayudan al cuerpo a almacenar energía y proteger nuestros órganos.

Las grasas buenas

Vitaminas y Minerales – El cuerpo necesita muchas vitaminas y minerales esenciales que lo ayudan a funcionar eficientemente. Comer una variedad de frutas y verduras ayuda a asegurar que recibe todos los que son necesarios para mantener una vitalidad adecuada.

Beneficios de una dieta saludable

Una vez que una persona comienza a consumir los nutrientes esenciales en las proporciones correctas, comienzan a experimentar cambios positivos en un corto período de tiempo. Estos incluyen:

1. Pérdida de peso

Uno de los beneficios físicos más notables de la alimentación saludable es la pérdida de peso. Continuando a comer una dieta equilibrada se asegurará de que el peso deseado también se mantiene. Los alimentos saludables consisten en frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasa buena. Comer alimentos de tamaño moderado también es importante, así como apegarse a un consumo diario recomendado de calorías.

2. Mejora el estado de ánimo

Cuando nuestros cuerpos reciben nutrientes esenciales hay un aumento en nuestros niveles de serotonina, que es la hormona responsable sentirse bien. Se puede obtener de los carbohidratos complejos que ya contienen altos niveles, y las proteínas que son ricas en triptófano como el pescado, el yogur y el pavo que luego se convierte por el cuerpo a la serotonina.

3. Niveles de energía más altos

El cuerpo descompone los carbohidratos complejos en energía, y comer la cantidad recomendada da como resultado niveles de energía consistentes a lo largo del día. Una dieta que también contiene altos niveles de hierro, que se pueden encontrar en verduras verdes, frondosas, ayudará a aumentar los niveles de energía. Beber una cantidad suficiente de agua también mantiene el cuerpo hidratado y el funcionamiento óptimo.

4. Aumento de la función cognitiva

Además de alimentar nuestro cuerpo, la comida que comemos también suministra el combustible para nuestros cerebros. Nuestra capacidad de aprender y recordar es potenciada por antioxidantes y ácidos grasos Omega-3 que protegen a las células cerebrales de descomponerse y posible deterioro cognitivo.

5. Dientes sanos

Nuestros dientes son la primera parte de nuestros cuerpos expuestos a la comida que comemos. Comer mucho azúcar ayuda a romper el esmalte, causando caries. Los alimentos ricos en calcio, sin embargo, fortalecen los dientes y las encías y previenen la caries. Otros alimentos, como las frutas y verduras, aumentan la producción de saliva en la boca, lo que provoca una reducción de las bacterias. Esto ayuda a eliminar el mal aliento, así como la descomposición.

6. Disminuye el envejecimiento

Comer alimentos ricos en humedad, y beber mucha agua, ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento, ya que mantener la piel y el cuerpo hidratado. Los alimentos ricos en antioxidantes protegen contra los daños de la piel causando que la piel permanezca más joven durante más tiempo, mientras que los ácidos grasos Omega-3 ayudan a nutrir la piel y reducir la aparición de las arrugas. Los productos cafeinados y azucarados, por otro lado, causan deshidratación y una mayor tasa de envejecimiento.

7. Menos antojos de comida

Comer alimentos que tienen una alta cantidad de azúcar en ellos, hace que los niveles de azúcar en la sangre a punto y luego caer rápidamente. Los carbohidratos complejos y las proteínas magras ayudan a regular el azúcar en la sangre creando altos niveles constantes de energía y una disminución de los antojos.

8. Vientre más plano

Hay elementos contenidos en los alimentos, como el sodio y la carbonatación, que producen hinchazón y gases. Las dietas que limitan estos, pueden causar que el estómago aplanarse significativamente. Los alimentos con fibra alta también ayudan a reducir la hinchazón, ya que regulan los movimientos intestinales y limpiar el sistema digestivo.

9. Capacidad para apreciar una variedad más amplia de alimentos

A medida que su dieta se vuelve más saludable, las papilas gustativas se abren significativamente y la exploración de nuevas recetas y alimentos, sigue añadiendo beneficios.

10. Piel clara

Gran cantidad de azúcar, y las grasas no saludables, se han relacionado con el acné y otras condiciones de la piel. La limpieza de la dieta también ayuda a purificar la sangre y, después de un corto período de tiempo, esto comienza a reflejarse en la piel.

Referencias bibliográficas:

http://healthyeating.sfgate.com/eating-healthy-affect-life-6386.html

http://healthyeating.sfgate.com/eating-healthy-affect-physical-mental-social-health-6972.html

http://www.breastcancer.org/tips/nutrition/healthy_eat

https://www.myfooddiary.com/blog/9-hidden-benefits-of-healthy-eating

            

SHARE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here